El hombre ilustrado

El hombre ilustrado era una acumulación de cohetes, y fuentes, y personas, dibujados y coloreados con tanta minuciosidad que uno creía oír las voces y murmullos apagados de las multitudes que habitaban su cuerpo