Marte, llévame a casa.

Ahora cierra los ojos, y sus labios se mueven silenciosamente, y finalmente habla: -Marte - susurra- oh Marte, llévame a casa. Y su alma se desliza fuera de su cuerpo y navega rauda y silenciosamente hacia Marte. Y ya no regresa nunca.