La nada y el Sol

Se trataba de algo distinto. La nave había caído en el Sol. Y el Sol era enorme, y ardiente, e implacable.Y estaba siempre en el cielo. Y uno no podía alejarse del Sol.