Marte, llevame a casa

Una noche, cuando tenía 12 años, miré al planeta Marte y dije: ¡Llevame a casa! y el planeta Marte me llevó a casa y no volví nunca más. Lo importante es esto: Cuando terminé la escuela, no teníamos dinero, no podía ir a la universidad. Y algo muy gran