Enciende la noche

... y encendieron los grillos y encendieron las ranas y encendieron la luna de helado blanco. Como me gusta dijo el niño, ¿puedo encender siempre la noche? ¡Por supuesto! dijo la niña y desapareció