Adiós, Hollis

Stone y el enjambre de Mirmidón, eternos e infinitos, girarían y se modelarían como colores del calidoscopio de un niño cuando éste levanta el tubo hacia el sol y lo va girando. - Adiós, Hollis. - La voz de Stone, ya muy debilitada-. Adiós.