Es primavera

Y él ni siquiera lo notó ni se movió cuando un mirlo, con suavidad, maravilloso, golpeteó delicadamente durante un instante el limpio vidrio lunar de la ventana y después, aleteando sin ruido, se detuvo y salió volando hacia el Este, sobre la tierra dormi