Contemplacion

El fin del comienzo - Llevaron dos mecedoras hasta el centro del jardín y se sentaron, en silencio, mientras las estrellas nacían de la oscuridad en pálidos añicos de cristal de roca, esparcidos de horizonte a horizonte.