La Sirena

Una noche, todos los peces del mar salieron a la superficie. Algo los hizo subir y quedarse flotando, mirando la luz del faro que caía sobre ellos, de modo que yo podía verles los ojitos. Me quedé helado. Se quedaron ahí hasta la medianoche. Luego, casi s