Calidoscopio

Todos estaban solos. Las voces habían muerto como los ecos de unas estremecidas palabras de Dios en el abismo estrellado. Allá el capitán hacia la Luna; allá Stone, con el enjambre de meteoros; allá Stimson; allá Applegate, hacia Plutón; allá Smith y Tur