Ray Bradbury el hombre ilustrado

-Siempre quise ver un marciano -dijo Michael-. ¿Dónde están, papá? Me lo prometiste. -Ahí están -dijo papá, sentando a Michael en el hombro y señalando las aguas del canal. Los marcianos estaban allí. Timothy se estremeció. Los marcianos estaban allí,