Ray Bradbury. El emisario

Martin se incorporó en la cama, temblando. La luz de las estrellas se reflejó en sus pequeños ojos. Tendió el oído, escuchando. El sonido se repitió. Era tan leve como una punta de aguja moviéndose a través del aire a millas y millas de distancia.