En el frío mar

Y entonces, desde la superficie del mar helado emergió una cabeza, una gran cabeza de tonos oscuros, con inmensos ojos, y luego un cuello. Y luego, no un cuerpo, sino ¡más y más cuello! La cabeza se elevó más de cuarenta pies por encima del agua sostenida